VIAJE POR TAILANDIA Y BALI. ALEJANDRO PÉREZ

En este artículo relato brevemente mi primer viaje por el continente asiático. Fueron quince estupendos días repartidos entre Tailandia y la isla indonesia de Bali en la primera quincena de julio. Resalto algunas de las experiencias o visitas más destacables y también aporto algunos datos que puedan ser de utilidad por si alguien está interesado en conocer alguno de estos destinos.

Fue un viaje organizado por mi cuenta en el que contratamos tanto los vuelos como los hoteles por Internet. Fuimos dos personas, mi mujer, María y yo mismo.

Sacamos vuelos de ida y vuelta Málaga – Bangkok con Air France vía París (otras opciones vía Londres combinando distintas compañías nos permitían ahorrar algo de dinero pero los horarios no eran muy buenos y al tener que hacer escala en el Golfo Pérsico perdíamos un día de viaje).

Los vuelos internos dentro de Tailandia y hacia Bali los hicimos con Air Asia, que es la principal low cost asiática.

Los hoteles los reservamos con Booking y Agoda (especializada en Asia y con buna oferta y precios), salvo el de Ubud, donde nos quedamos en una casa que alquilaba una malagueña que reside allí (Mar).

Nuestro viaje asiático comenzó con una visita a … París. Una escala de 7 horas en la capital francesa da para mucho. Nos cogimos el tren de cercanías y bajamos en Notre Dame, comimos por allí y nos dimos un paseo muy agradable.

Tras muchas horas de vuelo llegamos a Bangkok, lo primero que nos llamó la atención fue que había mucha gente con mascarillas para protegerse de la gripe A, las máscaras que vimos después en la ciudad eran más bien para la contaminación.

Los tres días que pasamos en Bangkok dieron para bastante.
Se trata de una gran ciudad de unos 10 millones de habitantes con muchos contrastes; puedes encontrar mercados callejeros con precios baratísimos junto a grandes centros comerciales con productos que la mayoría de los occidentales no podríamos pagar o chabolas al borde de sucios canales bajo la sombra de enormes y modernos rascacielos.

El tráfico es muy caótico y la mala combustión de los vehículos produce una gran contaminación. Desde luego, no se trata de una ciudad por la que sea recomendable pasear.

Los medios de transporte que se pueden usar son muy diversos, el más particular es el tuk – tuk, que es una especie de motocarro en el que la pericia o el arrojo del conductor pueden convertir un corto trayecto en toda una aventura; también existen taxis tradicionales; metro; sky train (una especie de metro elevado) y lanchas y barcos por los canales o el río Phra – Aya (la visión de la ciudad desde el barco nos gustó mucho y además puede ser lo más rápido para algunos recorridos hacia los principales templos).

Las compras en los mercados nocturnos de Pat Pong o Lumpini Park también son interesantes. El regateo como forma de comercio, aunque a veces puede resultar un poco estresante y en ocasiones hecho para engañar a los que no dominamos sus técnicas; la verdad es que constituye un medio de relación entre las personas que ya se ha perdido en un modelo de sociedad como la nuestra que cada vez es más impersonal y deshumanizada.

Desde Bangkok se puede visitar la ciudad de Ayutaya llena de templos budistas, algunos en ruinas por el paso del tiempo o de las guerras con los birmanos.

La gente de Tailandia por lo general nos ha parecido muy amable y servicial, aunque a veces era difícil la comunicación porque no hablan nada de español y no demasiado inglés, aunque los gestos o las manos siempre están ahí para sacarte de un apuro.

Nuestro próximo destino fue la provincia de krabi, al suroeste del país, en el mar de Andamán. Nos quedamos en la zona de la playa de Aonang.

En las fechas que estuvimos sólo nos llovió dos días y durante poco tiempo, ir con el mes de julio más avanzado o en meses posteriores es más arriesgado por la llegada de los monzones.

En Krabi las playas son muy cálidas y el azul turquesa del agua es precioso. Toda la costa está salpicada de verticales islotes que emergen del mar y hacen que el paisaje sea aún más espectacular.

Especialmente recomendables son las playas de Railey, con zonas de escalada junto al mar y a las que se accede normalmente con unas curiosas barcas de madera a motor.

Otro sitio al que se debe ir es a las islas Phi – Phi , donde se encuentra Maya Beach, donde se rodó la película “La playa” de Leonardo di Caprio. Lo malo de este lugar es que éramos tantos los turistas que lo afeábamos (algunos más que otros) bastante. Los fondos marinos de las Phi – Phi y de Krabi tienen una gran riqueza; hicimos snorkel en un par de sitios donde el coral llegaba casi a la superficie y las formas de vida bajo el agua eran tan diversas que no sabías ni a donde mirar; en algunos lugares se apartaban miles de peces con cada brazada; parecía que estábamos en un documental de la 2.

En la misma provincia de Krabi hicimos otra excursión en kayak por la bahía de Aotalang. Empezamos el recorrido avanzando entre islotes y paredes rocosas ahuecadas por numerosas cuevas hasta que llegamos a un bosque de manglares donde vimos muchos monos.

En Krabi la mitad de la población es de religión musulmana; ver a las mujeres con rasgos orientales y el velo o el pañuelo nos resultaba un poco extraño, pero pronto nos acostumbramos, era muy frecuente.

La comida tailandesa nos pareció muy buena y variada, no recuerdo haber comido tan bien en ningún otro viaje.

La mayoría de la gente de la zona se bañaba en la playa con ropa, nos dijeron que era para protegerse del sol, pero intuyo que también influye el factor religioso en esto.

Nuestro siguiente destino fue Bali, la llamada isla de los dioses; es enorme la cantidad de templos que existen repartidos por toda la isla, muchos de ellos bellísimos y muy decorados con estatuas hechas en piedra volcánica. Bali es la única isla indonesia donde la religión mayoritaria es la hindú, la espiritualidad está presente por todos lados en forma de templos, ofrendas o ceremonias religiosas.

Aparte de cultura y espiritualidad, en la isla, por supuesto podemos encontrar una exuberante naturaleza y muchas playas, algunas de ellas entre las favoritas de los surferos de todo el mundo, especialmente australianos que acuden allí para practicar su deporte favorito.

Teníamos reservados dos días en Ubud, en el centro de la isla, donde nos quedamos en una bonita casa entre arrozales. La dueña nos había buscado un taxista, Lanus, para llevarnos desde el aeropuerto, que hablaba muy bien español y nos resultó muy agradable y que una de las primeras cosas que nos dijo es que había que regatear por todo allí, pero cuando le dijimos que habíamos encontrado el mismo rafting que nos ofreció a menos de la mitad extrañamente olvidó nuestro idioma e incluso le cambió el carácter.

Aunque está lejos de la playa, Ubud es un sitio muy turístico; nos gustó mucho el rafting y el Monkey Forrest, que es un lugar donde los monos están en libertad entre los turistas, aunque vigilados, porque algunos pueden ser un poco agresivos. En Ubud también se pueden hacer muchas compras de artesanía.

Nuestro siguiente hotel estaba en la zona de Nusa dua, en la zona de playas del sur de la isla. La playa del hotel no era muy apta para el baño porque había muchas embarcaciones de alquiler y atracciones para los turistas; pero era fácil acceder a otras más solitarias y tranquilas.

La comida de Bali también es muy buena y además se pueden encontrar muy buenos restaurantes japoneses, ya que hay muchos turistas de esta nacionalidad.

Las experiencias vividas en este viaje han sido inolvidables y, aunque es difícil de explicar, conocer lugares tan exóticos y relacionarme con personas de otras razas y culturas me hace sentir más integrante de este mundo tan globalizado e incomprensible a veces.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Está bien conocer este tipo de información. A ver si la gente se anima y cuenta sus experiencias y así ahorrar unas pelas.

carnet manipulador de alimentos dijo...

todo eso en 15 días, que experiencia!!!??? sois unos máquinas chicos, felicidades!
Un saludo para el blog.

Ricardo Hurtado Foa dijo...

buenas, me podrian dar mas detalle de las conexiones que hicieron para ir desde tailandia a bali?? saludos