ENTREVISTA A FERNANDO WULFF ALONSO.

ENTREVISTA A FERNANDO WULFF ALONSO.
Profesor de Historia Antigua Universidad de Málaga

Fernando Wulff Alonso es profesor de Historia Antigua de la Universidad de Málaga. Ha publicado hasta la fecha diversos libros y artículos referentes a la historia del mundo antiguo, el nacionalismo vasco. En la entrevista concedida a la revista Utopia, el profesor Wulff analiza la política acutal, el mundo de la cultura en Málaga, el nacionalismo vasco, etc.

Ut: Usted entró en educación en al año 78, desde entonces, ¿cómo ve la evolución del alumnado? ¿tiene las mismas inquietudes?
F.W: Siempre hay que diferenciar entre el común de los alumnos y los alumnos que tienen inquietudes especiales. Yo creo que el común de los alumnos no ha variado y lo que sí ha variado mucho es el tipo de alumno digamos más motivado.

Ut: En una ocasión dijo usted en clase que el desencanto político era un acto de inteligencia ¿sigue pensando lo mismo?
F.W: Era un contexto, es decir, yo diferencio siempre dos políticas. Una es la política como participación con la colectividad y otra es la política entendida como un tipo de extraño ritual que juegan los profesionales de la política, los partidos políticos. Creo que creer en los partidos políticos es un acto de una profunda irrealidad, son estructuras cuya política no es ni la representación ni siquiera gestionar los intereses colectivos, sino otro tipo de cuestiones

Ut: Entonces, ¿Qué sentido tienen hoy día para usted el PSOE y el PP?
F.W: Son estructuras de poder. Hay un personaje muy interesante llamado Cornelius Castoriadis que señalaba que una de las demostraciones más claras de que los partidos políticos no tiene como función lo que dicen tener es que los partidos resultan con frecuencia incapaces de seleccionar ni siquiera gente capaces de ganar unas elecciones o de ser representativos o de tener algún tipo de tirón popular.

Las dinámicas internas son sustancialmente de pura competencia sin principios. Entonces, esto se nota en que quien gana en los “navajeos” internos es quien tiene la representación. Entonces da igual su funcionalidad política, da igual que puedan o no ser operativos.

Voy a poner un ejemplo para que nos entendamos. En Málaga se lleva presentando al Ayuntamiento una persona cuya capacidad política no es ni siquiera dudosa, y cuya capacidad de llegar a la gente se ha probado suficientemente. El gran mérito de esta persona es haber escalado puestos en el interior de un partido y digamos haber conseguido hacerse con una “mafia” específica en la que hay un Presidente de Diputación, y cuyo objetivo es perpetuarse en los cargos y beneficiarse del poder y de los dineros que claramente superan en mucho sus propios ingresos normales y a partir de ahí todo da igual.

Les da igual cualquier interés colectivo. El que haya gente en la política, y los hay, que puedan tener la cabeza los intereses colectivos, además de todo lo demás, es un auténtico milagro.

Ut: Partido Socialista y Partido Popular capitalizan la mayoría de los votos en nuestro país ¿dónde situamos a Izquierda Unida en este contexto?
F.W: Izquierda Unida tiene el sentido de mantener ciertas esperanzas en ciertas personas. Pero necesita una refundación profunda si quiere hacer alguna otra cosa.

Ut: UPyD es un nuevo partido encabezado por Fernando Savater y Rosa Díez
F.W: Me parece espléndido es que haya un partido así, otra cosa es que yo pueda tener más o menos simpatía, pero, estamos en un momento muy absurdo en muchos niveles y una de las cosas más absurdas que hemos vivido, y que yo llevo diciendo treinta años, es que se daba por hecho que el nacionalismo español era necesariamente el franquismo y los nacionalismos periféricos eran necesariamente progresistas.

Todo nacionalismo está tocado de fondo por un componente totalitario para empezar. Pero si hay alguien que ha probado la existencia de una posibilidad de un nacionalismo liberal, evidentemente, es el nacionalismo español, no lo ha probado jamás el nacionalismo vasco y hay muchas dudas de que lo haya probado el nacionalismo catalán.

Ut: Relacionado con lo que usted está diciendo, ¿qué sentido tienen hoy día los movimientos nacionalistas, fundamentalmente el catalán y el vasco?
F.W: Los de Cataluña, los del País Vasco, los gallegos, y el modelo nacionalista del PP pertenecen a un mismo tipo de concepción del mundo que tienen una doble condición:. primero es inmoral y me parece como profesor que falso. Todos los presupuestos sobre la evolución del mundo y sobre la historia de los nacionalismos son falsos. Todos.

No es verdad, la historia del mundo no es la historia de los países o de las colectividades entendidas como gónadas que tienen vidas aisladas. No es verdad. El principio básico de que una cultura igual a un Estado, igual a una identidad colectiva, es un principio absolutamente falso, comprobable en todos los terrenos, por supuesto en España, Cataluña y mucho más que en ningún otro sitio, quizás, en el País Vasco

Ut: Uno de los temas que más debates ha provocado en la vida política española ha sido la ley de la Memoria Histórica
F.W: La ley de la Memoria histórica es insuficiente. Creo que hay un profundo error de partida y es centrar el problema de la memoria histórica en la Guerra Civil. El problema es la Guerra Civil, pero es, sobre todo, cuarenta años de tortura y asesinato. El que se torturase más al final y se asesinase menos no cambia. Hasta el año 1976-1977 se estuvo torturando en España y se estuvo llevando a las gente a la cárcel.

Naturalmente el que eso no sea un elemento esencial del debate, que por tanto no se consideren inmediatamente como inválidos cualquier tipo de juicio en el que se enjuiciaba a la gente por los derechos, por haber luchado por la libertad, el que todo eso no esté del todo nítido en una legislación implica una destrucción total de cualquier valor democrático. Nadie tiene el derecho, nadie, a hacer oídos sordos al hecho de que hasta hace nada en este país se estaba torturando.

Ut: En la misma línea de la Guerra Civil, ¿que le parece la Historia de la Guerra Civil planteada por Pío Moa o César Vidal?
F.W: Pío Moa y demás no me merecen opinión porque no son historiadores, lo que hacen es otra cosa. El problema básico en la reflexión, a mi juicio sobre la Guerra Civil, es sencillamente que hay un gobierno legítimo y democrático y que ese gobierno legítimo y democrático es suprimido por un golpe militar. A partir de ahí cualquier elemento de comparación sobra. La República jamás, por ejemplo, se propuso como un proyecto básico, como un proyecto intrínseco, la aniquilación del enemigo. El modelo franquista explícitamente es un modelo de aniquilación, no del enemigo, sino de todo aquel que considera un enemigo, que es exactamente todo aquel que no se integra dentro de tu modelo nacionalista

Ut: Pero, en la II República también hubo muchos problemas. ¿Cuál es su opinión sobre la II República?
F.W: La II República no fue un paraíso, fue el intento de abrir un nuevo camino para entender el mundo y un nuevo camino de decencia colectiva e individual. Es un intento que necesariamente tenía que fallar porque estaba condenada por los enemigos.

Independientemente de que me parece muy mal también, y debo decirlo, la exaltación de la II República. Pero estaba condenada por unos enemigos que daban por supuesto que cualquier cosa que no sea lo que se llamaba en mis tiempos “la catolicidad a marcha martillo” formaba parte de la anti-España.

Ut: ¿Qué quiere decir cuando señala que le parece mal la exaltación de la II República?
F.W: La II Republica no fue la panacea cósmica, la II República fue un momento extraordinariamente rico en el que florecieron muchos elementos que se habían estado surgiendo y haciéndose en España desde antes, y particularmente desde 1900. Con lo que acaba el franquismo no es con la II República, sino con un mundo, que era el mundo que estaba detrás de la II República, un mundo de libertades, un mundo de perspectiva abierta al mundo, y en este sentido el franquismo es un enemigo de una forma de vida.

Por eso da tanto susto que se juegue con el tema del franquismo, que haya gente que diga que se puede defender. De ninguna manera. El franquismo tenía como objetivo desde el primer momento el exterminio del enemigo y me resulta muy complicado pensar que cualquiera que defienda el franquismo no esté deseando vernos a todos en una tapia de cementerio.

Ut: Cambiando un poco de tema, recientemente parece haberse abierto en la sociedad española un debate sobre la monarquía española
F.W: A mi me parece bien que haya ese tipo de debates, los hay en toda Europa. Me parece que es bueno, independientemente de cualquier posicionamiento. Lo que es inquietante es pensar que gente como Aznar hubieran podido ser jefes de Estado en el caso de existir una República.

Creo que se hace un flaco favor a los anti-monárquicos, a los republicanos, el de determinados ataques de la derecha. Y por otra parte me inquieta muchísimo que lo republicano se asocie con el nacionalismo en Cataluña, me parece un falseamiento extraordinario.

Ut: Hemos realizado a lo largo de esta entrevista una crítica a diversos aspectos de la sociedad española, ¿Cuál crees usted que es el modelo ideal de Estado?
F.W: Según mi tradición de pensamiento, el modelo ideal de Estado donde se alcancen los niveles máximos en todos los terrenos de decisión colectiva, el que no exista ningún nivel social que no sea controlado por la decisión democrática de la gente ni en lo económico ni en los social ni en lo político.

Ut: ¿Es posible hoy día pensar que otro mundo es posible?
F.W: Yo creo que lo importante de este tipo de cuestiones no en tanto si ese mundo es posible, sino si podríamos vivir sin soñarlo

Ut: Relacionado con su trabajo con profesor de Historia Antigua, ¿qué opinión le merecen los trabajos que se están llevando a cabo en el Cerro del Villar?
F.W: Uno de los problemas principales que tenemos en Málaga es la enorme dificultad que ha habido para poner al servicio de la gente las excavaciones, los yacimientos arqueológicos. El cerro del Villar es un yacimiento que llevo casi 20 años promocionando. Desde aquí hicimos la primera campaña de difusión de yacimientos fenicios hace ya muchos años.

Lo que me inquieta es que haya esa paralización injustificable en su puesta en valor. Me parece tristísimo que no haya proyectos de puesta en valor sólidos en Málaga .

Debo decir que he intentado por ejemplo impulsar un proyecto en Teba. Y se ha bloqueado por pura incompetencia de la Diputación. El presidente de Diputación se puede permitir el lujo de prometer su ayuda y a continuación desatenderse absolutamente por unas cantidades ridículas. Y eso no es más que un índice no ya de la incompetencia general de los políticos, sino de que en la agenda de la mayor parte de los políticos no están los temas patrimoniales. Y también es un índice de las enormes dificultades de la Consejería de Cultura, de la delegación de Málaga para generar proyectos operativos

Ut: ¿Qué tipo de proyectos?
F.W: Excavar en el yacimiento ibero de Teba. Hay una ciudad ibera y entonces se trataba de ponerla en valor. Diez hectáreas de ciudad ibera. Estábamos conectados con el Instituto Andaluz de Arqueología Ibérica, un grupo de investigación de la Universidad... y todo se ha bloqueado por la pura incompetencia, por la falta de buena voluntad de la presidencia de la diputación. Se está hundiendo en estos momentos uno de los yacimientos más importantes de la provincia. Se está hundiendo sencillamente porque no se cumple con una promesa.

Ut: El proyecto de Málaga capital cultural 2016, ¿es real?
F.W: Yo creo que cuando alguien se apunta a ese tipo de proyectos suele hacerlo con buena voluntad. Es decir, hay una buena voluntad de meter a Málaga dentro de determinados circuitos. En este sentido, naturalmente, no es criticable que se pueda intentar potenciar estas cosas. Otra cosa es que ese tipo de actuaciones cara a la galería, pues, realmente, vayan unidas a una potenciación suficiente de las posibilidades de una ciudad como esta.

Yo no tengo ningún inconveniente en que se busquen este tipo de cuestiones, pero creo que debería haber una programación más sólida en la ciudad de proyectos ambiciosos que hagan que Málaga cuente a muchos niveles. Entonces este tipo de convocatorias son perfectamente validas mientras no sustituyan proyectos ambiciosos que están en la mano.

Ut: ¿Qué tipo de proyectos por ejemplo?
F.W: Málaga tiene un componente extraordinariamente universal. Málaga es un foco extraordinario de conexiones con todo tipo de culturas del mundo. Málaga debería potenciar esas cuestiones.
Málaga es una de las ciudades de Europa donde en su contexto hay una mayor población no sólo de inmigrantes sino de gente asentada en la ciudad procedente de otros países. Creo que el enriquecimiento cultural que eso significa debe ser potenciado. Pero hay un problema que es la dificultad desde las estructuras políticas de todos los campos de estar abierto a las buenas iniciativas que puedan estar surgiendo desde la ciudadanía.

Ut: La última., ¿Qué sentido tiene hoy día la utopía?
F.W: Vuelvo a repetir, el problema es si se puede vivir sin utopía. Es decir, yo ahí distingo entre que uno pueda pensar que existen proyectos de cambio enormes en el mundo y otro es si este mundo se podría permitir vivir sin esperanza de cambio.

Lo que define a alguien como una persona, digamos, progresista, de izquierda, crítica, es que cree que el mundo puede ser cambiado y que cree que el camino para que se cambien no son los políticos, sino la gente.
Creo que la esperanza de que la gente sea cada vez más capaz de comprender el mundo y de cambiarlo es necesaria para respirar. Y creo que en este sentido los grupos dentro de las sociedades que creen en esto, que se motivan, que tienen curiosidad, que buscan y que se apoyan, las personas y los grupos que van en esa líne, son la sal de la tierra, sin ellos, suponiendo que haya vida inteligente en la Tierra, no habría solución.

3 comentarios:

Francisco. dijo...

Como se dice vulgarmente 'con dos cojones Fernando'. ¿Para cuando una entrevista a Gonzalo Andreotti?

Saludos.

Anónimo dijo...

Intentaremos esa entrevista a Gonzalo Cruz próximamente. No obstante, si se te ocurren cuestiones para Gonzalo mándamelas. Un saludo. Jesús Martín Ostios

carlos wulff dijo...

soy carlos alberto wulff de la cruz
te escribo desde ecuador,ciudad machala,parroquia puerto bolivar saludos