NARCISO Y LA MADRASTRA. VICTORIA PERALTA RUIZ

 NARCISO Y LA MADRASTRA
“La madrastra preguntaba a su espejito mágico y este respondía:
- Tú eres, oh reina, la más hermosa de todas las mujeres.
Y fueron pasando los años. Un día la reina preguntó como siempre a su espejito mágico:
- ¿Quién es la más Bella?
Pero esta vez el espejo contestó:
- La más bella es Blancanieves.”

La vanidad poseyó a la madrastra
La madrastra envenenó a Blancanieves
La vanidad de la madrastra mató a Blancanieves
Por algo tan inevitable como lo era su belleza

Me gustan los cuentos, siempre me han gustado. De niña me gustaban los cuentos por su fantasía, ahora lo hacen por su realidad. El cuento de Blancanieves es, para mí, especialmente impactante porque veo, que en este S. XXI hay miles de madrastras preparando manzanas envenenadas no solo para ofrecerlas sino también para morderlas. Hemos perdido el juicio, hemos adorado a la belleza hasta, como Narciso, caer ahogadas en el poder de una imagen… y en ambos casos hablamos de una locura nacida de un reflejo.


Entregamos la manzana por envidia, vanidad o soberbia… al fin y al cabo los pecados capitales resultan tan ciertos como atemporales.

Mordemos la manzana en un acto de auto-mutilación en pos de la belleza. Cortamos nuestra piel, inflamos nuestros miembros, lo invadimos con venenos y toxinas… solo para no ver cómo somos en realidad…

A través de una red social y gracias a mi compañero Israel he visto un documental sobre el uso del cuerpo femenino en la televisión (especialmente en la televisión italiana) y me han surgido muchas preguntas… el documental es interesante y es penoso; es interesante porque está bien hecho y es penoso porque es real. Puedes verlo en www.ilcorpodelledonne.com

¿Hemos creado una mente vulnerable al poder del cuerpo? ¿O un cuerpo sometido a los caprichos de una mente distorsionada artificialmente?

Anorexia, vigorexia, bulimia, terror a envejecer, distorsión de la realidad y una larga lista de palabras que más que de sonidos están compuestas de dolor y lágrimas.

¿Deformaciones del cuerpo que afectan a la mente o deformaciones de la mente que afectan al cuerpo?

Y aquí de vuelta al dilema… ¿qué fue primero el huevo o la gallina?

1º Una mente vulnerable al poder del cuerpo.
Cuerpos tuneados, al fin y al cabo, eso es lo que son: cuerpos tuneados. Tal vez uno no se plantee en la vida modificar esa parte de su cuerpo que se empeña en ocultar… se pasa de la vergüenza a la exhibición, no hay punto medio.

Hace no mucho tiempo yo trabajaba en Puerto Banús, todos sabemos cómo es la vida en este lugar de modo que, me ahorro la explicación. Vendía artículos cuyo precio era más de lo que habría sido mi sueldo en dos años (me marché antes de los dos años, menos mal). No olvidemos que los bolsos de 23.500€ se fabrican para la gente que desea comprarlos. Si, señores, esa gente existe y es de carne, hueso… y goma (a veces más hueso que carne y otras más goma que carne y hueso). Respecto al precio del bolso… si, nuestro coche cuesta menos y al menos, trae rueda de repuesto; el bolso no traía rueda pero si tenía su propio pasaporte que certificaba que el cocodrilo había sido matado en un criadero y no en su hábitat natural (éste dato es muy importante ya que, como todos sabemos, los cocodrilos de criadero están rellenos de gomaespuma).

La distorsión empieza cuando uno comienza a ver lo “anormal” como normal. Esas ideas estaban fuera de nosotros, la locura nos ha encontrado y, como la Medusa, nos ha hipnotizado haciéndonos perder la perspectiva…

Deshacerse de los complejos es relativamente fácil pero no es gratis.
Quieres, pagas, lo tienes.

Es eso lo que no funcionaba, TÚ no funcionabas porque estabas mal hecho, arreglas tus zonas erróneas pero SÓLO las que sí se pueden tocar.

Durante un tiempo me plantee cosas, cosas incluso que no pertenecían a mi propio pensamiento, ideas que siempre habían vivido fuera de mis principios y que ahora estaban llamando a mi puerta…

La vida nos presenta muchas oportunidades para saber quiénes somos, para cambiar, ocultar o desatar lo que ya somos o lo que aún no somos… todo comienza por un toc, toc, toc… y una pregunta…

“¿estás ahí?”

2º Un cuerpo sometido a los caprichos de una mente distorsionada artificialmente.
Vaya frase, lo sé, pero es así tal y como lo deseo expresar. Una mente distorsionada artificialmente porque en ella han entrado ideas que no le pertenecían, que no le eran naturales, que ha aceptado para pertenecer a una sociedad que parece haberse vuelto loca.

Libertad… para elegir el modo en que te vas a someter al sistema.

Dedica toda tu energía a ser perfecto y no tendrás nada más en que pensar… si piensas cómo conseguir la perfección ya no piensas porque estás obsesionado. Sabes que no lo vas a lograr jamás; porque la perfección no existe y porque aún no has entendido lo que es pero has aprendido a aceptar lo que te dicen que es… pero tú aun no eres así. Entonces ideas raras comienzan a invadir tu mente, ideas que entran en tu cabeza sin llamar.
¿Tú eres importante porque te has comprado un bolso que tiene un pasaporte? O lo que es peor… ¿pretendes que ese bolso te defina a ti?, que eres tan importante… creo que te has equivocado, el bolso eres tú… has pagado para que la gente deje de mirarte y vea como un cocodrilo pasea a una persona llena de gomaespuma, porque eso es lo que podemos encontrar… goma y espuma:

Goma que moldea tus pechos y tu trasero y la espuma que eres cuando intento alcanzarte… te traspaso porque has perdido tu esencia y tu presencia.

Espuma que reside siempre en la superficie… como tú.

Hay una frase de Albert Einstein que me encanta y que representa lo del cocodrilo bastante bien: "Sólo hay dos cosas infinitas: el universo y la estupidez humana. Y de lo primero no estoy muy seguro”.

Toc toc toc…

¿y tú?... ¿en qué parte del espejito estás…?

…¿eres el reflejo? ¿…o eres de verdad?

Toc! Toc! Toc!

¿estás?
(A mi compi Israel Martín Viana)
Victoria Peralta Ruíz

13/3/2011