MACHISMO. LEONOR COTTA

Vivimos en una sociedad machista eso esta claro, con mujeres que también son machistas y algunas se puede decir, hasta más que algunos hombres, Por desgracia todavía quedan muchas raíces en la educación que nos dieron personas que a su vez fue la que recibieron, así mirando o quizás buscando donde fue plantada por primera vez esa raíz.

Por haber vivido durante 27 nos siendo victima de la violencia de género se lo que se siente, como se vive y cuanto cuesta salir. Por mi experiencia personal sé lo que es el día, la semana, los meses, y años de callar y obedecer, no en vano ellos se encargan durante horas encerrándote en un cuarto, de horas de interrogatorio, acusándote como si de un criminal se tratara, hasta que confiesas sin ser culpable solo para que te deje descansar ponerte de rodillas para pedir perdone prometiendo no volver a portarte mal y después tener que soportar su peso en la cama mientras sacia su deseo. Si en algún momento ya no puedes más, ellos te amenazan de muerte o te dicen que si los dejas se mataran, ahí comienza la llamada luna de miel, donde durante unos días te agasajaran con bonitas palabras demostrándote su gran amor, diciéndote que todo es por tu bien, "quién bien te quiere te hará llorar". Y ahora desde fuera, por favor, cuando escuchen a su vecino gritar, insultar y pegar a su mujer, no piensen y digan lo que yo en algunas ocasiones oigo comentar, "esta ahí porque quiere", "no, si es que a esa le va la marcha", vean a una mujer que dejo de ser persona solo por enamorarse un día de un hombre que ella creyó era su protector y que por quererla tanto le robo lo más preciado que tiene el ser humano, la libertad en su más extensa dimensión. Todo comienza con el amor y de el se pasa al pánico, agachando la cabeza cuando vas por la calle, ya que sientes vergüenza de ti misma, procurando salir lo menos posible de tu casa, cerrando cada vez más el circulo, asumiendo que eso es lo que te mereces. La mujer es persona, me ha costado mucho aprender que lo soy, pero aquí estoy, volví a tener la familia que el me quito, amigos, trabajo mis hijos, si yo pude, todas pueden, no es fácil lo sé, pero la recompensa es el aliciente que te hará llegar, tener paz, sueños, ilusiones, reír, llorar, pensar por ti misma, "SER", tu elijes
LEONOR COTTA

2 comentarios:

Titoalvi dijo...

Precioso, no puedo más que aplaudir tu ejemplo y agradecer que lo des, si alguien lee esto quizá le ayude a pensar.

Anónimo dijo...

Leonor, has contado mi historia y la de muchas otras mujeres que estamos pasando por la misma situación. Has descrito exactamente lo que se le pasa por la cabeza a una mujer que ha dejado de ser mujer...yo aún estoy intentando superarlo, a pesar de haber pasao dos años de todo aquello...no sé si algún día lo conseguiré, aunque sé que formará parte de mí el resto de mi vida. Él es una persona respetada y admirada en su entorno, ha conseguido seguir con su vida sin que nadie se enterara de nada, mientras yo, una vez más, agaché la cabeza y desaparecí en silencio, la vergüenza, mi propia vergënza, me impidió hacer otra cosa....