¿PARA QUÉ SIRVE LA ONU? JESÚS MARTÍN OSTIOS

EL PAPEL DE LA ONU
 “Buscar la cooperación en asuntos como el Derecho internacional, la paz y seguridad internacional, el desarrollo económico y social, los asuntos humanitarios y los derechos humanos”. O al menos eso dice mi libro de texto sobre la ONU. La historia reciente, sin embargo,  me demuestra que la ONU no cumple estos parámetros.

Ya de entrada, uno de sus objetivos fue compensar el sufrimiento del pueblo judío durante el holocausto nazi (ante la actuación de países de tradición democrática como Gran Bretaña y Francia que veían a Hitler como un freno ante el avance del comunismo en el este de Europa, dejándole hacer con el pueblo judío desde su victoria en las elecciones en 1932) con la creación del Estado de Israel en 1948 en territorio palestino, con todo lo que ello ha supuesto desde entonces (guerras, conflictos continuados, terrorismo de estado, grupos terroristas…). 


La entrada de la España de Franco en la ONU en 1955 mostraba como los intereses estratégicos de la Guerra Fría quedaban por encima de los derechos humanos. Son muchos los países actuales que quedan fuera del modelo democrático y ante los cuales no se produce intervención ni mención  por parte de la ONU. A ello tenemos que añadir la existencia del llamado derecho a veto que tienen cinco países que hace que el voto del resto no tengo mucho sentido como quedó demostrado con la intervención americana en Iraq. No podemos olvidar tampoco el papel de los cascos azules en la guerra de Ruanda que quedó bien reflejado en la película “Hotel Ruanda” de Terry George. Por no decir la cantidad de resoluciones de la ONU que han sido incumplidas: las continuas resoluciones incumplidas por Israel en el conflicto con Palestina con el beneplácito de Estados Unidos, el incumplimiento del derecho de autodeterminación del pueblo saharaui, la intervención armada de Francia en Malí en 2008…

La actuación de la ONU en determinados conflictos como Ruanda, los Balcanes, Iraq, Darfur o Costa de Marfil dejó mucho que desear, dejando en muchos casos abandonada a la población civil o interviniendo mal y tarde. A ello hemos de añadir las guerras olvidadas e ignoradas por la comunidad internacional. Nigeria, Mali, Liberia, Somalia, Birmania, Cachemira, Birmania o Indonesia son algunos de los países donde se dieron o siguen existiendo conflictos varios ante los que las Naciones Unidas no mostraron mucho interés, quedando más pendiente de juegos de estrategia internacional que de la situación de la población, población civil que ha visto como continuamente se incumplían los derechos humanos. No podemos olvidar que dentro de los objetivos de creación de la ONU estaba la preocupación de las Naciones Unidas por el cumplimiento de los derechos humanos, llegándose a crear un marco jurídico para actuar sobre la violación de los derechos humanos. Marco jurídico que por cierto creo ha obviado la actuación de Estados Unidos en Guantánamo. País, que ahora, con el Premio Nobel de la Paz al frente,  llama a la comunidad internacional a la intervención en Siria contra el régimen dictatorial de Baser Alasat. Juego de intereses entre Estados Unidos, China, Rusia, Israel y sus respectivos aliados sin tener en cuenta a la población civil que es la que realmente está sufriendo esta maldita guerra.


¿Qué criterios se utilizan para intervenir en unos países y en otros no? Estados Unidos esgrimen el argumento del uso de armamento químico por parte del gobierno sirio. ¿El armamento utilizado hasta el momento sí era lícito? ¿O es que esas armas se compran en países occidentales? El problema de la ONU no son sus ideas, el  problema de la ONU es que ha quedado desacreditada por sus actuaciones, no existiendo un criterio efectivo que marque la intervención. Lo que ha quedado a la vista es el juego de intereses entre las grandes naciones y el olvido de los derechos humanos.