EL CAMBIAZO SOCIALISTA. TEODORO LEÓN GROSS

Parece que la 'casta' ha entendido el mensaje. Con el aliento de Podemos sobre el cogote en las encuestas, o ya por delante en la carrera electoral, los grandes partidos han asumido que la política tiene que cambiar. La lista del PSOE de Málaga ha sido pionera en recoger el guante. El mensaje es que la nueva política se hará con 'transparencia, meritocracia y pluralidad' o fracasará. Manos a la obra.

1. Transparencia.-La lista fue elaborada transparentemente en secreto, eso es dominio público, y se votó el viernes por la tarde, un horario de máxima actividad, convocando a la militancia sin apenas tiempo por lo que casi nadie pudo votar. En algunos casos apenas se pasó del 10%. Pero como sostiene Susana Díaz: «éste es un partido controlado por la militancia». Al caer la tarde ya tenían la lista aprobada por unos pocos fieles. No existía la opción de votar 'no'. Así es la transparencia inteligente: si no se puede votar no, no hay noes. En su información, el PSOE ocultó el dato de participación, también con toda transparencia. Tiene razón Sánchez: nadie puede dar al PSOE lecciones de democracia interna. Desde luego, son únicos practicando la 'democracia interna' para controlar la unanimidad. Y con total transparencia: ¡el objetivo era evitar el debate! Esto habría podido provocar que se lanzaran calumnias absolutamente ciertas.
2. Meritocracia.-Esta vez han apostado con claridad por gente con una trayectoria profesional intachable, con seguridad, ya que carecen de trayectoria profesional. Brillante. Elegir gente sin curriculum es una estrategia estupenda para evitar que haya objeciones a su curriculum. Todo gente del aparato: tras María Gámez, de la ejecutiva regional, va el secretario andaluz de Política Institucional, de n.º 2; la secretaria de Formación de la Ejecutiva Federal, de n.º 3; el secretario general de las Juventudes Socialistas, de n.º 6; secretarios y vicesecretarios locales... Casi todos han hecho su carrera en cargos públicos: ¡y quién mejor para ocupar un cargo público que alguien que lleva toda su vida en cargos públicos! Esto es la meritocracia: elegir a los mejores.

3. Plural e integradora.-Tras fichar independientes que se empeñaban en pensar con independencia, no va nadie ajeno al corralito. Bajo la premisa de que 'los partidos no pueden encerrarse', han optado por el núcleo duro para plantearse ese objetivo. Esa es la lógica admirable de la estrategia. Para abrirse a la sociedad, enrocarse en lo que la sociedad rechaza: carnet y fidelidad perruna. Está claro.
Hay muchos signos de que los grandes partidos han entendido el mensaje de cambio -Rajoy ha llamado a Aznar; el líder del PSOE ha ido al programa de Ana Rosa- pero pocos planteamientos de cambio tan claros como esta lista. O los cambian, o difícilmente se comen un rosco.

PUBLICADO EN SUR