DICTADURA DEL FUNCIONARIADO. MANUEL MARTÍN FERRAND

“LA DICTADURA DEL FUNCIONARIADO”


YORGOS Papandreu, de los Papandreu socialistas de toda la vida, le ha prometido a la Unión Europea un drástico plan de austeridad para Grecia. Angela Merkel y Nicolas Sarkozy -la Europa que prospera- se han apresurado a encabezar una operación, más benéfica que beatífica, que ayude a la salvación de un Estado que, por ser parte del euro, a todos conviene su estabilidad.

Es muy posible que si Papandreu padre, Andreas, no hubiera derivado hacia el socialismo durante su largo exilio en los EE.UU., y hubiera vuelto a Atenas para fundar una versión liberal de su PASOK (Movimiento Socialista Panhelénico) la historia griega de estos últimos treinta años hubiera sido muy distinta e, incluso, hubiera podido superar con holgura la mala herencia que, germinada por el fascismo de Metaxas, se asentó en el país tras su colaboracionismo nazi tras la II Gran Guerra; pero la libertad, especialmente en sus expresiones políticas y económicas, resulta incómoda incluso en la tierra en la que el hombre aprendió a pensar y en la que se fundamenta la raíz europea.

Naturalmente, los primeros en reaccionar contra las medidas de austeridad proclamadas por Papandreu han sido los funcionarios, esa casta que tiende a esclerotizar al Viejo Continente y que, con más derechos que obligaciones, se ha adueñado de la propiedad de su puesto de trabajo, al que incluso considera hereditario, y pretende vivir sin la incertidumbre que acompaña a los ciudadanos que, con sus impuestos, les retribuyen y mantienen. El sector público helénico no está dispuesto a soportar el veinte por ciento de rebaja salarial que, según los cálculos gubernamentales, resulta imprescindible para que el Estado pueda reducir su déficit y adelgazar su endeudamiento en los niveles que exige la eurozona.

Es una de las grandes paradojas contemporáneas. Los llamados servidores públicos no quieren servir, pretenden ser servidos. Es una nueva revolución a la que habrán de enfrentarse, empujados por la crisis, los gobiernos continentales que han hecho bandera del Estado del bienestar y, con ello, de la dictadura del funcionariado. Aquí, en España, ha dicho Elena Salgado que «no está previsto tocar el sueldo de los funcionarios» y, al tiempo, anuncia la vicepresidenta que tendremos «protagonismo» en la ayuda a Grecia. Habrá que preguntarle a Salgado, como a la chica del cuplé de Olga Ramos: «¿De dónde saca pa tanto como destaca?».

10 comentarios:

Manelnn dijo...

Este Gallego que en los setenta se autodefinía como “progresista” y aparentaba modernidad... empezó en unos medios en los que o eras del “glorioso” Movimiento o lo mejor era no moverse…
• El Diario de Cádiz.
• Pueblo
• Radio Popular de Madrid.
• Televisión Española como redactor de los servicios informativos.
o Imágenes para saber (1966)
o Nosotros con Alfredo Amestoy (1968)
o Con acento (1968)
o Siempre en domingo (1971)
o 24 horas (1971-1972)
o Sábado Cine (1977)
o Hora 15 (1977-1979).
Paralelamente trabajó en la Cadena SER
• Matinal SER (1964)
• Hora 25 (primer director en 1972)
• Hora 13
• Hora 20
• La Respuesta...
Dirigió dos periódicos:
• Diario de Barcelona (1973 - 1974)
• Nuevo Diario (1975 - 1976). (Aquí empezó a intentar cambiarse de chaqueta pero, aunque la mona se vista de…)
Colaboró en el Grupo Zeta
• como asesor del presidente, Antonio Asensio
• y como articulista en:
o El Periódico
o En la revista mensual Bazar
o En el semanario Interviú.
De 1982 hasta 1992 director general y consejero de administración de Antena 3 de Radio.
De 1989 hasta 1992 director general de Antena 3 Televisión.
Pasa a colaborar con la Cadena COPE en
• La linterna
• La Mañana de Cope
En 2002 abandona la emisora y desde entonces escribe una columna diaria en
• ABC
• Estrella Digital.
También desde 2002 colabora en los programas:
• Protagonistas
• Onda Cero
• Punto Radio.
Mi reflexión es:
¿De qué os asombráis?, ¿pretendíais algo diferente de este “profesional independiente” que rezuma fascismo intelectual por todos sus poros?, por favor…

Anónimo dijo...

No se dice HELENICO, sino HELENO.

Anónimo dijo...

El problema de todos estos "personajes", "intelectuales" que se sientan a escribir desde sus casas, con su café, recibiendo su buen dinerito en casa...es que han perdido la vergüenza y el contacto con la realidad...contacto que sí tenemos esos "funcionarios" que atendemos en horario de mañana, tarde, noche, en guardias de 26 horas de duración al parado, al inmigrante, al pijo, a todos lo que, según el sr Martín Ferrand, nos pagan el sueldo, un sueldo mucho menor que el de los trabajadores privados (el fontanero que me cobra por unas horas lo que yo gano en varios días, el cajero del banco que tiene un horario tan "bueno" como el del funcionario pero con mejor paga...)....Mientras los sindicatos acaban de negociar que sólo se les suba una pequeña cantidad este año, recuerden "señores periodistas" que a nosotros, los "privilegiados funcionarios" nos han vuelto a congelar el sueldo y nos lo quieren volver a bajar (o, ¿no es una reducción de sueldo que tengamos que trabajar más horas por el mismo dinero?...lo saben hasta en los coles de infantil)....Basta ya

Anónimo dijo...

Esperaba de usted un análisis un pelín más profundo del funcionariado.
Demunestra usted no tener ni idea de lo que indica.
Afortunadamente, podemos alegrarnos de que no vamos a contribuir en la financiación de las clases universitarias de sus hijos, ni las intervenciones quirúrjicas de sus familiares, ni nada de nada, ya que utilizará universidades, hospitales y servicios privados donde todo el personal que le atienda no perteneceran a nuestra casta.
Es usted patético.
Preguntese: ¿Porqué los cerebros españoles tienen que migrar al extranjero?. La mayoría de ellos están formados por funcionarios, y usted, aunque no debe incluirse entre estos, quizás tambien lo haya bebido de la sapiencia de estos formadores..
Dicen que ¡es de bien nacido el ser agradecido!, por lo que le ruego devuelva algo de lo que le dieron los de nuestra casta.
Un cordial saludo.

Ana Campos dijo...

¡¡Que poca vergúenza tiene "este colega"!!
Afortunadamente para los ciudadanos tenemos unos servicios públicos que son la envidia del resto de paises , europeos, por no hablar del resto.
Yo, como muchísimos ciudadanos bien informados, apostamos incondicionalmente por "lo público" es decir con los que lo hacen posible cada dia por un salario de risa.
Nota. NO SOY FUNCIONARIA.

Anónimo dijo...

Sr Martin Ferrand, no le quito parte de su razón cuando habla del funcionariado, ese que nos hace esperar haciendo colas cuando vamos a renovar el DNI; ese que nos eterniza los sentimientos cuando esperamos para realizar con ansiedad la declaración de hacienda; ese que cuando llegamos por urgencias a un hospital nos mantiene en la sala de espera un tiempo interminable. Pero desde mi punto de vista, generaliza y mucho, y eso es muy peligroso.
Soy funcionario, Guardia Civil, y cuando me encuentro de servicio y me llaman para asistir a un accidente de tráfico, un incendio en una vivienda ocupada, un posible suicidio de una persona o un atraco a una entidad bancaria, somos nosotros en un porcentaje muy elevado, los primeros en llegar, antes que los bomberos, personal sanitario o especialistas psicólogos; la mayoría de las veces para tranquilizar con nuestra presencia a todos los implicados, regulando el tráfico en los accidentes, evacuando a las personas en el incendio, calmando a los familiares del supuesto suicida o evacuando y cercando a los integrantes del posible atraco al banco.
Todo ello por un módico precio de 1300 euros al mes. Sabemos desde nuestra oposición que nunca nos haremos ricos, que nunca podremos blanquear dinero, que nunca nos darán una beca para los estudios de nuestros hijos o para guardería, tampoco financiarán una primera vivienda, ni por supuesto........
¿Es justa su opinión?, desde mi humilde opinión, no, sino más bien que Vd, no tiene ni puta idea de lo que es el funcionariado, al igual que yo tampoco conozco la labor que realiza la prensa y sus “trabajadores”, de los cuales opino en un porcentaje también muy alto de que necesitan llamar la atención para que se les lea y de que graban únicamente los detalles de cada caso, cual de ellos más espinoso y recalcando lo que creen que llamará la atención. Desde mi humilde opinión los periodistas en una inmensa mayoría de los casos son unos ineptos que realizan su trabajo basándose en detalles imperceptibles para el ojo humano o suposiciones de personas presentes con poca credibilidad o con gran subjetivismo para la noticia; ni que decir tiene que luego tendrán que dar explicaciones o pedir disculpas por reportajes que han escrito o emitido. Mi opinión es que mientras más tirada tenga, mejor, lo importante no es decir la verdad, sino llamar la atención con grandes imágenes o titulares, por ello, Sr Martin Ferrand, métase su humilde y personal opinión por donde le quepa. Dejaré de leer sobre V. no merece la pena perder el tiempo con artículos escritos por un integrista islámico de los medios.
Ni que decir tiene, que si en alguna ocasión se ve implicado en un accidente de tráfico y necesita nuestra ayuda, por favor no dude en dar su nombre cuando llame al 062, para respetar todas las señales de tráfico y llegar en el tiempo debido, total por 1300 euros y como no queremos servir, sino ser servidos, pues nada, cinco minutos más en un accidente grave de tráfico, un incendio, un suicidio o un atraco a un banco no es tanto tiempo por ello:
Adiós y que le den ........,

Sr. P dijo...

¿Se ha dado un golpe en la cabeza este señor?

Anónimo dijo...

Espero Sr Manuel Martin, que en breve no sea otra víctima del Alzheimer o del cáncer o de alguna otra enfermedad de las que asola por desgracia tanto a la “casta de funcionarios” como a los que no son.
Porque como usted bien sabe, los recortes, son debidos entre otras cosas a los despilfarros de esos políticos y personajes corruptos que nos rodean (no a los funcionarios mil euristas) y a los excesos y avidez por ganar dinero de los bancos.
Le digo esto porque como bien sabe el gobierno ha decidido recortar tanto la educación y la investigación, que en el 90% lo realiza la "casta de funcionarios" que usted tanto aprecia, que lamentablemente esas enfermedades y otras muchas verán su cura en el 2090, eso sí, sin déficit y con la banca saneada. Y mientras usted piensa en que articulo escribir y a ver a quien descalifica sin conocimiento de causa, otros de la “casta” lo que les preocupa es que personajes como “usted”, como el parado, la familia sin recursos, la madre soltera, y yo podamos tener una calidad de vida deseada y deseable en un país desarrollado.
Permítale decirle que muchos de los ciudadanos de la “casta” nos dejamos la vida y la salud en estos oficios por 1600 € al mes después de llevar trabajando 25 años y haber pasado 3 oposiciones. Usted no tiene ningún derecho a hablar tan alegremente de esta casta de la que me siento orgulloso, y menos sin tener pajolera idea de lo que hace esa casta por usted.

Anónimo dijo...

patetico articulo, se siente verguenza ajena on personajes como este

Ana Martinez dijo...

Que falta de profesionalidad, de ética, de solidaridad, de inteligencia, en fin, fascista de manual