LA SANIDAD ROBADA. JOSÉ ANDRÉS TORRES MORA


LA SANIDAD ROBADA
Decía mi admirada Hannah Arendt que el término ideología está emparentado con el concepto de idea lógica, con la lógica de una idea. Para ilustrar su pensamiento la pensadora republicana ponía el ejemplo del nazismo y del stalinismo, si el nazismo definía a los judíos como una raza enferma, los campos de exterminio aparecían por deducción; si el stalinismo definía a la pequeña burguesía como una clase decadente, el gulag aparece como una consecuencia lógica, por más irracional que fuese.


El neoliberalismo ha conseguido establecer algunas ideas, valga la redundancia, ideológicas. Si uno acepta que la gente cuida mejor lo suyo que lo ajeno, a partir de ahí, la deducción (ideo)lógica lleva a privatizar el Estado del Bienestar. Si uno acepta que la sociedad no puede sostener la sanidad pública, entonces (ideo)lógicamente se deduce que cada uno debe pagarse la suya. Si uno acepta que encarecer los medicamentos hace que reduzcamos la demanda, por puro pensamiento (ideo)lógico se termina imponiendo el copago sanitario. Da igual que alguien advierta que uno no compra las medicinas que quiere, sino las que le manda el médico y que, por tanto, la demanda de medicinas no la realizan los pacientes, sino los médicos. La ideología, advertía Hannah Arendt, se sustenta sobre la coherencia interna de las ideas, no sobre la coherencia de las ideas con la realidad.

La realidad es que la sanidad pública española es una de las mejores del mundo, y eso significa que nuestros médicos y personal sanitario son de los mejores del mundo. La realidad es que en un hospital público español se hacen transplantes de corazón con la misma técnica y con los mismos resultados que en los mejores hospitales privados de Estados Unidos. La realidad es que en España si la persona que necesita el transplante es un conductor de autobús se le trata igual que si es un rico empresario, y en Estados Unidos no. La realidad es que hay capitales que han visto en nuestra sanidad pública una gran oportunidad de negocio.

Desde hace más de una década la derecha de Madrid se ha convertido en la vanguardia de la derecha española, y ahora está en la vanguardia de la privatización de la sanidad pública. El personal sanitario de la Comunidad de Madrid ha reaccionado frente a la privatización de manera ejemplar. Hace ya cierto tiempo, una amiga médico, malagueña afincada en Madrid, me advirtió de la estrategia privatizadora. Una estrategia que recuerda al cuento sobre la carta robada de Edgar Allan Poe. La carta resultaba invisible porque estaba en el sitio más visible, justo donde a nadie se le ocurriría buscarla. Por ejemplo, ¿a quién se le ocurriría buscar privatizadores de la sanidad, en el entorno de presidentes autonómicos capaces de reducir el número de parlamentarios de sus parlamentos autonómicos, o la dedicación de los mismos a su labor? Pues bien, es ahí, en el sitio más evidente, es decir, entre los que más interés tienen en ahorrar en democracia, donde más habrá que vigilar que no nos roben la sanidad pública.
PUBLICADO DIARIO SUR