LA FARSA. LUIS GARCÍA MONTERO

LA FARSA

Son malos tiempos para la justicia.

Vengan a ver la farsa,

el decorado roto, la peluca mal puesta,

palabras de cartón y pantomima.

Son malos siglos para la justicia.

No existe majestad en la casa del rey.


Nadie busque su voto

en la tribuna de los parlamentos.

Son malos años para la justicia.

Como el mar no es azul,

los barcos equivocan la cuenta de sus olas.

Como el dinero es negro,

la moneda menguante de la luna

ha pagado el recibo de los trajes nocturnos.

Son malos meses para la justicia.

Se citaron el crimen y el silencio,

no descansan en paz los perseguidos,

el ladrón y el avaro se reúnen

y la ley no responde a la pregunta

de la bolsa o la vida.

Son malos días para la justicia.

Más de cinco millones de recuerdos

naufragan con sus nombres en la cola del paro.

Los vivos han perdido la memoria

y los muertos no tienen donde caerse muertos.

Son malas horas para la justicia.

La política sueña

una constitución en la que refugiarse.

Los periódicos piden

una buena noticia que llevarse a la boca.

El poeta no encuentra

las palabras que quiere para decir verdad,

reparación, justicia,

porque son malos tiempos,

porque los tribunales

se han sentado a cenar en la mesa del rico.

Vengan aquí y observen,

es el tinglado de la nueva farsa,

la toga sucia y el culpable limpio.