QUIERO SER MUJER. FRANCISCO BOCANEGRA

QUIERO SER MUJER

Soy hombre, lo dice mi Documento Nacional de Identidad, y siempre he estado contento con serlo, ¿siempre?...En realidad ya no. Desde hace unos años, desde que oficialmente pasé de ser hombre felizmente casado a ser hombre felizmente divorciado, empecé a envidiar ciertos beneficios legales y sociales, otorgados a mi ex mujer y que a mí me han sido negados por haber nacido hombre. Estos beneficios legales, socialmente aceptados y al amparo de la llamada discriminación positiva, me impiden acceder a estos “privilegios” y digo privilegios porque esta alarmante discriminación los convierte en ello.

Antes, como hombre felizmente soltero y posteriormente como hombre felizmente casado siempre defendí e incluso luché a través de alguna que otra manifestación y en no pocas discusiones, por los derechos que la mujer ha ido adquiriendo con los años, y que le eran negados hace apenas unas décadas por el hecho de pertenecer al género femenino. Esta terrible discriminación en el aspecto laboral y social me parecía intolerable, y aún me lo sigue pareciendo.

Cambié mi estado civil, pasando a formar parte de la cada vez más amplia lista de personas divorciadas, y de golpe y porrazo, me encontré con la cruda realidad: de defensor a ultranza de los derechos de la mujer, de rechazar frontalmente la discriminación por razones de sexo, me convierto en persona discriminada.

Como soltero, como casado, y ahora como divorciado, he realizado ciertas tareas que hasta hace apenas veinte años eran exclusividad de la mujer. La limpieza, cocina, cuidado de hijos, etc... Para mí han sido tareas que se deben realizar, y que he realizado al 50% sin diferenciación de sexos. Tareas en las que deben colaborar todas las personas que conviven bajo el mismo techo. He sido tan buen hombre trabajador como mi ex era mujer trabajadora, tan buen amo de casa como mi ex era ama de casa, tan buen padre como mi ex era madre….Entonces…. ¿por qué me discrimina la ley e incluso la sociedad? ¿Por qué tras el divorcio no he podido disfrutar de los mismos derechos que mi ex mujer?

Desde el momento en que me divorcié me di cuenta de que la ley ampara y defiende a la mujer que se separa, lo cual me parecería excelente sino me despojase a mí de mis derechos. Hablé con varios abogados, algunos cercanos a mi familia, otros desconocidos, algunos hombres, otras mujeres, algunos de oficio, otros de pago, y todos coincidieron en lo mismo:

“Actualmente la ley está así y la inmensa mayoría de los jueces son partidarios de dar la custodia de los hijos a la mujer”.” Ella mantendrá la custodia y el domicilio, y tú los verás fines de semanas alternos, te tendrás que alquilar un piso y deberás pagar la pensión que acordéis o que estime el juez”.

En ese momento pensé: “QUIERO SER MUJER”. “Quiero tener la posibilidad de vivir con mis hijos, dormir con ellos, darles de comer, recogerlos del colegio, estar con ellos todo el tiempo, estar cuando me necesiten”, “Quiero tener la posibilidad de seguir viviendo en mi espaciosa casa recién comprada pagando solamente la mitad de la hipoteca”, “quiero tener la posibilidad de recibir una cuantiosa pensión y poder administrarla a mi antojo” QUIERO SER MUJER porque sé que si las cosas no son como a mí me gustarían la ley y su representante el juez harán que las cosas sean favorables a mi intereses”

Y en ese momento pensé: “NO QUIERO SER HOMBRE” “No voy a tener posibilidad de vivir con mis hijos, dormir con ellos, darles de comer, la cena, recogerlos del colegio, estar con ellos cuando me necesiten, todo el tiempo en definitiva”. “No voy a tener la posibilidad de seguir viviendo en mi espaciosa casa recién comprada”, “No voy a tener la posibilidad de poder tener una economía que me permita vivir desahogadamente, voy a tener que pagar media hipoteca, dos pensiones alimenticias y un alquiler ” “No quiero ser hombre pues si las cosas no son como a mí me gustarían la ley y su representante el juez jamás harán que las circunstancias sean favorables a mi intereses””No quiero ser hombre pues no quiero vivir con miedo a que me denuncien falsamente por malos tratos y con ello pasar una noche en comisaria aunque sea inocente y enfrentarme a un juicio en el que tendré que demostrar mi inocencia porque la ley y la sociedad me consideran culpable de antemano”.



“POR TODO ELLO QUIERO SER MUJER”



Esto sucedió hace siete años, actualmente y gracias al esfuerzo de muchas personas que han sido discriminadas como lo fui yo, las cosas están cambiando. Cada vez hay más jueces partidarios de la custodia compartida, pero aún falta mucho camino por recorrer. La ley ha cambiado en tres comunidades autónomas que ya consideran la custodia compartida como el estado de partida natural tras el divorcio, en el resto sigue siendo la custodia materna la predominante. Poco a poco la sociedad se está concienciando de la tremenda injusticia que se ha cometido con muchos hombres por culpa de unos pocos.



Varón Otto von Bismarck



7 comentarios:

Anónimo dijo...

Mi querido Paco:
Me ha gustado mucho tu articulo y creo que, pese a que la mujer - como dices - ha sufrido discriminacion a lo largo de la historia - y la sigue sufriendo, en algunos entornos como el laboral - a la hora de tomar decisiones sobre la custodia sale siempre mas beneficiada que el hombre. Conozco muchos casos en los que los hombres han sufrido como tu la incapacidad de compartir tiempo con sus propios hijos, siendo privados de momentos irrecuperables a lo largo de su crecimiento. Tambien, como dices, conozco casos en los que se ha conseguido de manera amistosa una custodia compartida. Espero que puedas disfrutar todo el tiempo que desees de tus criaturas, sin que nadie te ponga cortapisas. Para lo demas, ya sabes que ahi estamos para apoyarte.
Sara, La Viajera.

Anónimo dijo...

No pongo tildes porque estoy en un teclado extranjero, sorry.

Anónimo dijo...

Toda la razón.
Manuel (Piqué).

Almudena Fernández dijo...

Soy mujer... Y estoy totalmente de acuerdo contigo. Me da vergüenza pensar cuántas maneras, amparadas por la ley, ponen en mi mano para arruinar la vida de un ex marido.
Hablan de que los 'padres quieren la custodia compartida para no pagar pension' pero la realidad es que se debe de vivir mucho mejor cuando te pagan la mitad de la hipoteca y dispones de una pensión que administras a tu antojo, sin tener que justificar en qué medida se destina a los niños.
Si la madre quiere la custodia es por madraza... Si la quiere el padre es por ahorrarse la pensión...
Mi pareja vive esa situación con su ex mujer,

Anónimo dijo...

Nunca llueve a gusto de todos. Soy mujer divorciada. He firmado con el padre de mis hijos un convenio en el que, efectivamente, tengo yo la custodia de los niños, pero él les recoge todos los dias del colegio y pasa la mitad de las tardes con ellos, mas los fines de semana alternos; más de la mitad de las vacaciones de los niños las han pasado con él, soy yo la que me he ido de alquiler con los niños a otra casa a cambio de una minipensión que él considera como excesiva... Todo ello por considerar que los motivos de mi divorcio son por problemas con el padre de mis hijos y no tengo ningún derecho a separarles, ni a canalizar mis problemas a través de los niños.

Y ¿qué he obtenido a cambio? que intenten hacer ver a mis hijos que si yo actúo así es porque paso de ellos y me sobran ya que mi idea es comenzar una nueva vida.

¿Es eso justo? ¿Es justo intentar actuar de la mejor manera para todos y que la forma de verlo sea esa? ¿Al final tengo que terminar en un juzgado para que se haga justicia conmigo y demostrar que mis hijos para mi son lo primero?

Lo dicho, nunca llueve a gusto de todos

Anónimo dijo...

Si los hombres aún no han conseguido la custodia compartida es porque la mayoría no la desea, y unos pocos que sí la quieren se ven perjudicados. Mientras las cosas sigan así, la mujer se verá discriminada positivamente. De cualquier modo, conozco muchos casos en los que ellos se desentienden de la pensión de sus hijos y la justicia tampoco hace nada ya que ellos se preocupan de que, cuando les contraten a sueldo, no están dados de alta en la seguridad social y sus propiedades las ponen a nombre de terceros, disfrutando de todo su tiempo libre sin cargas ni obligaciones -y esto me lo han llegado a decir literalmente.
En cuanto al título del artículo, no me parece apropiado, teniendo en cuenta las barreras que aún quedan por derribar.
Sí creo que, por sistema, no se debe dar la custodia a la mujer sino escuchar a todas las partes y analizar cada caso.

Esteban Cañadas Bonil dijo...

Paco tienes toda la razón, pero eso no quiere decir que las cosas vayan a cambiar. Los gobiernos, que dictan las leyes, se pasan la razón por el forro de los... y más aún en un país tan tradicionalista como el nuestro. Lo normal en nuestro país ha sido que la mujer se ocupe de la casa y los niños y el hombre de los recursos y de esos roles han surgido estas leyes y como a nuestros gobernantes les gusta conservar las tradiciones por encima de todo, la situación no cambiará en absoluto. Es más, estamos en época de retrocesos y hablar de igualdad hoy en día suena diabólico en los oídos de nuestros gobernantes.
Éstos defienden tradiciones religiosas, taurinas y sociales, entre otras, y no desean que nuestra sociedad avance. Defienden un feto y dejan que las personas se mueran de hambre. Además odian que las personas de un mismo sexo puedan consumar uniones públicamente (en privado es otra cosa... que más de uno..., defienden los recursos de los que no los necesitan, y quieren que la mujer se dedique a la casa y los niños y el hombre a mantenerlos y si pudieran, pese a llamarse liberales, la asistencia a misa sería obligatoria.
En definitiva, en una sociedad moderna y avanzada no debería haber este tipo de discriminaciones, pero España no es moderna y avanzada, si no retrógrada y reaccionaria.