ESTA GRAN NACIÓN. PILAR CERNUDA


ESTA GRAN NACIÓN
En su primer acto oficial tras la nueva operación de cadera, el Rey instó a trabajar "con más ahínco si cabe" para sacar adelante "esta gran nación".

La Pascua militar ha dejado la imagen de un Rey con muletas pero que se desenvuelve perfectamente aunque lógicamente no ha podido pasar revista a las tropas, y ha dejado la imagen de un Rey que tiene muy claras las prioridades y cuál es la línea que debe seguir para que efectivamente esta gran nación salga de la crisis que tanto angustia a los españoles. 


Una crisis que el Rey ha ligado a la seguridad. Su discurso, como suele ocurrir cuando don Juan Carlos se dirige a la milicia, a la que se siente profundamente vinculado, ha dejado atrás la entrevista con Jesús Hermida, reiterativa y de escasa profundidad , en la que se dejaron de lado cuestiones fundamentales que la Casa del Rey, por cierto, no había pedido que se dejaran de lado. Sin duda, la mayoría de los españoles esperaban mucho más del veterano periodista, que debería saber que a don Juan Carlos no le asusta que le formulen preguntas difíciles y está más que habituado a coger el toro por los cuernos.

La Pascua significa el inicio de la agenda del año de la Familia Real. Un año que básico, todas las esperanzas están puestas en que suponga el inicio de la recuperación y de esa recuperación pueda surgir la creación de empleo, que es el asunto que más importa a los ciudadanos, sin excepción, incluido el propio Rey, como ha indicado en las ocasiones en las que ha tenido oportunidad de expresarse. Un año que el Rey necesitaba empezar con buen pie -institucional, se entiende- porque llegan momentos complicados para la Corona, aunque ninguno será tanto como los que se han producido a lo largo del año que ha terminado. Un año en el que tanto los Reyes como los príncipes de Asturias están obligados a hacer un esfuerzo máximo para que la monarquía recupere la popularidad perdida.

Ha dicho el Rey a los periodistas, en el lenguaje coloquial que le caracteriza, que se encuentra "divinamente" y que utiliza muletas porque se lo exigen los médicos. Que haga caso, no están la situación como para que don Juan Carlos vuelva a estar de baja. Ha cometido errores graves, pero a la hora de la verdad los que tienen poder en el país, en el Gobierno y en la oposición, miran hacia La Zarzuela cuando vienen mal dadas. Porque allí hay un hombre que se crece ante las dificultades, consigue que negocien quienes se resisten a hacerlo y no tiene complejo en dar los pasos que hagan falta para que se enderece una situación que se iba de las manos.

FUENTE: MÁLAGA HOY