¿PATRIOTAS ELLOS? ¡PATRIOTAS VOSOTROS! JAVIER PARRA


¿PATRIOTAS ELLOS? ¡PATRIOTAS VOSOTROS! 

Uno de los mayores errores de la izquierda a lo largo del último medio siglo, y especialmente a partir de la instauración de la Monarquía post-franquista ha sido renunciar a la Patria. A Patria como concepto de espacio de convivencia en paz entre iguales y libre de explotación del hombre por el hombre, como aspiración de Patria Internacionalista basada en la desaparición del antagonismo de las clases en el interior de las naciones, de la desaparición de la explotación de un individuo por otro, para la abolición definitiva de la explotación de una nación por otra.


En su momento (1978), la renuncia por parte de la Izquierda a la Patria del pueblo y su rendición ante la Nación de reyes, fascistas y curas traería estos lodos. En su momento, la traición de quienes sometieron nuestro ejército al de EEUU, de quienes supeditaron nuestra economía a la de Alemania, de quienes saquearon la riqueza del pueblo y la pusieron en manos de oligarcas de todo el mundo y de quienes desarticularon la fuerza social, sindical y politica acumulada durante la dictadura nos conduciría a esta situación.

El español es ya un pueblo sin soberanía politica ni económica, un pueblo sometido a poderes antidemocráticos, que solo se han conformado como tal a través de la imposición y la violencia.

Mientras tanto, la gran burguesía, con sus medios de comunicación y los partidos políticos de los que dispone, continúa el saqueo a través de las privatizaciones y el recorte de derechos fundamentales hasta limites desconocidos desde la epoca fascista. Todo ello desde una supuesta defensa de España y desde un patrioterismo casposo y cañi, además de falso.

España no es una bandera, ni un himno, ni una cruz, y ni siquiera una frontera. España es su pueblo. España son sus trabajadores, sus parados, sus estudiantes, sus hombres y mujeres, nacidos aqui o en cualquier otro lugar del mundo pero que defienden con su trabajo o con sus luchas el patrimonio de este pais: la sanidad, la educación, la cultura, la vivienda, la justicia… el futuro.

Patriotas no son quienes atacan o dejan sin derechos a un ciudadano que lucha por este pueblo sea cual sera el color de su piel. Patriotas no son quienes cedan la soberanía popular a los mercados, ni quienes más mencionen la palabra Patria o España por muchas desteñidas banderitas rojigualdas que lleven en el pecho. Patriotas no son los que imponen las cosas “por cojones”, con los tanques o con las porras. Esos no son patriotas, a lo sumo Nacionalistas de la peor especie, vendepatrias y enemigos del pueblo. Los obreros pueden ser patriotas e internacionalistas, los burgueses nunca pueden pasar de Nacionalistas.

Por eso, si aún queda algún complejo con esta cuestión más vale que vayamos deshaciéndonos de él si no queremos que los fascistas confundan a los obreros y traten de ofrecerles una Patria que no existe. Más vale que no olvidemos nunca que tampoco ha habido a lo largo de la historia ninguna Revolución sin Patria, ni en Cuba, ni en Venezuela, ni en Rusia, ni en China, ni en Francia…

Los grandes dirigentes políticos e intelectuales que supieron comprender a España mejor que nadie no dudaron en defender una España sin complejos, una Patria solidaria, culta y luminosa. La historia nos exige esa altura de miras, la misma altura de miras y ambición que tuvieron grandes hombres y mujeres hace 80 años.

Quizá más pronto que tarde los grandes líderes de la izquierda, y así me gustaría que lo hicieran los de mi Partido, el Partido Comunista de España, pudieran lanzar sin complejos proclamas como las de Pepe Diaz, “¿Patriotas ellos? ¡No! ¡Patriotas vosotros!”, como las de Dolores, “¡Pueblo de España en pie!”, y  por qué no, como las de Hugo Chávez: “¡El que quiera Patria, que venga conmigo!”