CARROMEROS. EDUARDO JORDÁ


CARROMEROS
Hace seis meses, nadie sabía nada de Ángel Carromero, pero ahora sabemos tantas cosas de él que podríamos escribir una biografía de este personajillo al que Velázquez nunca habría querido retratar, ni siquiera como bufón o como criado perdido en un sombrío rincón de un palacio. El verano pasado, Ángel Carromero tuvo un accidente en Cuba en el que murieron dos líderes de la oposición cubana, pero mintió sobre las causas del accidente y luego se supo que conducía sin puntos en el carnet. Carromero les había hecho a los hermanos Castro el mejor servicio posible, al hacer desaparecer a dos de los opositores más cualificados a su régimen, así que demostró ser tan inepto que ni el mismo Torrente habría querido trabajar con él. Pero lo bueno del caso es que Carromero era un liberado del PP que cobraba 50.000 euros al año en un cargo de "consejero técnico", lo que no está nada mal para alguien que ni terminó una carrera, ni sabía conducir, ni parecía siquiera capaz de inventarse una mentira verosímil.
 

Pero lo mejor de todo es que Ángel Carromero, recién salido de la cárcel, va a volver a trabajar en su antiguo cargo, cobrando 50.000 euros al año por su cara bonita (y lo de "cara bonita", en su caso, sólo puede ser una figura retórica). Así que, cuando cierren las Urgencias de un centro de salud, todos nos acordaremos de Ángel Carromero, que cobra más de 50.000 euros anuales, aunque su papel se limite a empujar papeles con la nariz. Y cuando nos enteremos de que cualquier joven de 27 años, con tres títulos, dos idiomas y cinco másteres, ha tenido que ir a buscarse la vida a otro país, nos acordaremos de Ángel Carromero y de sus 50.000 euros del ala. Y cuando nos digan que los colegios no pueden mantener los comedores ni las clases de apoyo, también nos acordaremos de Ángel Carromero, y seguro que nos sentiremos mucho mejor.

Pero eso no es todo, porque el problema es que hay miles y miles de Carromeros esparcidos por todo el país y colocados por todos los partidos. Así que, cuando oigamos decir que Cataluña no puede pagar a sus empleados públicos, nos acordaremos de los miles de Àngel Carromeros (con el nombre de pila en catalán, por supuesto) que tendrán colocados por allí no sólo CiU, sino el PSC y ERC e Iniciativa. Y luego pensaremos en los Carromeros que hay colocados en el País Vasco (allí, por supuesto, se harán llamar Karromero). Y será mejor no llegar a los miles de Carromeros andaluces, para no caer en la depresión aguda y que se nos ponga a todos cara de Carromero.
FUENTE: MÁLAGA HOY