MENOS SÁLVAME Y MÁS SALVADOS. JOSÉ ANTONIO TRUJILLO


MÁS SALVADOS

El portero en el fútbol representa al niño huérfano. Es el jugador con más falta de cariño desde que los ingleses nos inocularan el virus del balompié. Todo cambió, cuando Iker Casillas apareció en escena. Desde ese mismo momento, los niños se peleaban por portar el número uno y las madres querían a yernos como el de Móstoles. Casillas representa lo cortes en el fútbol. España desde que lo conoce ha adoptado a ese huérfano. Su clase, ha elevado a categoría el hecho de parar el balón.


Su discurso callado en los confines de su área, la semana pasada se transformó en verso certero. Como si se tratara del versículo de un nuevo texto clásico, irrumpió en Twitter, señalando: «Este país necesita menos Sálvame y más Salvados». Y la red, respondió con un sonoro: amén.

Esta España sobrecogedora perdida entre tanta fotocopia, necesitaba las palabras sencillas del capitán de la selección española de fútbol. Ningún filósofo se atrevió, ningún político exclamó, ningún periodista escribió, frase tan certera como la del novio de Sara Carbonero.

«Sálvame» representa la España de las porteras, las letrinas y las jodiendas, que nunca tuvieron enmienda. Proyecta con afanes de conquista social, el lado vulgar, «choni» y deshonesto de la televisión actual. Con atajos insolentes, con maledicencia y falta de rigor, dibujan la España que no queremos ser, que nos aleja del mundo y nos acerca a nuestras miserias. La telebasura para nuestra desgracia, ha influido mucho más en la conformación de nuestra sociedad actual que la mismísima universidad. Y eso, es una auténtica tragedia.

Necesitamos más personas valientes, que quieran hacerse preguntas, que no tengan todas las respuestas y que, sobre todo, hablen claro y alto, sin chillar. El programa de «Salvados» de Jordi Évole, a pesar de su marcada tendencia política, representa un soplo de aire fresco en la televisión y la sociedad. Huérfano de melenas rubias, princesas y demás realeza, cada domingo invita a reflexionar sobre nuestra situación de forma inteligente. «Menos Sálvame y más Salvados» se ha convertido en el nuevo grito de la España que quiere salir de la crisis. Gracias capitán

FUENTE: DIARIO SUR